Genus es nuestro más reciente proyecto de inserción sociolaboral. Las personas con problemas de salud mental pueden acogerse a esta iniciativa desde mayo de 2017.

La motivación para trabajar es el primer requisito indispensable para la búsqueda activa de empleo. Muchas personas con problemas de salud mental quieren incorporarse al mundo laboral y no saben cómo hacerlo. Es por ello que la asociación AFES Salud Mental ha puesto en marcha un nuevo proyecto de inserción sociolaboral, Genus, que ayuda a personas del colectivo a encontrar un empleo y a mantenerlo como parte de sus procesos de recuperación.

Genus inició su andadura en mayo de 2017 y ya ha atendido a 28 mujeres y 59 hombres en materias como la formación, la orientación laboral y la introducción en bolsas de empleo. De las personas atendidas, 9 ya se han incorporado al mercado de trabajo, una ha logrado una mejora laboral y 2 han obtenido un certificado de profesionalidad en “Operaciones básicas de cocina”.

Las personas con malestares psíquicos de Tenerife, especialmente de la zona norte, se benefician de itinerarios individualizados de formación y orientación sociolaboral, prácticas no laborales en empresas y alfabetización digital. Además, el equipo profesional se encarga de labores de intermediación laboral, prospección y seguimiento de las personas en sus puestos de trabajo.

Este nuevo proyecto se enmarca en el Programa Operativo de Inclusión Social y de la Economía Social, el POISES, desarrollado mediante itinerarios anuales hasta 2023. La iniciativa está cofinanciada por el Fondo Social Europeo y por la Fundación Bancaria La Caixa.

Todas las actividades laborales son gratuitas y con ayudas al transporte. Si tener un empleo digno, saludable y motivador es beneficioso para cualquier persona, para el colectivo salud mental es terapéutico y sanador. Las personas con discapacidad tienen los mismos derechos que el resto de la ciudadanía, y deben poder ejercerlos en igualdad de condiciones. Uno de esos derechos es el pleno acceso al empleo, sin embargo, las personas con problemas de salud mental graves sufren una de las mayores tasas de desempleo.