AFES Salud Mental pone en marcha una nueva vivienda de cinco plazas, que viene a complementar la red de recursos alojativos gestionados por la entidad. Esta instalación se suma así a las ocho viviendas supervisadas y la residencia El Nogal, que permitirán cubrir 70 plazas de atención a personas con problemas de salud mental graves en Tenerife. 

El Sauce, que así se llama la vivienda, ha abierto sus puertas en el municipio de El Sauzal y se enmarca en la creación de 16 nuevas plazas en la isla de Tenerife. La asociación celebra esta apertura en un momento especialmente delicado por la situación de crisis vivida por la pandemia, que ha incrementado la vulnerabilidad de las personas con discapacidad por motivos de salud mental.

Disponer de un hogar digno y estable constituye una necesidad básica y esencial de cualquier ser humano. Por ello, las viviendas supervisadas son una alternativa residencial para aquellas personas que precisan de un recurso estable que promueva su recuperación, con una dinámica de relación y convivencia de tipo familiar, y con una atención integral a sus necesidades, facilitando la autonomía y calidad de vida, según los principios de normalización, rehabilitación, integración y participación social.

Estos hogares, en los que trabajan equipos multidisciplinares especializados, funcionan como alojamientos integrados en la comunidad, en los propios barrios, en contacto con los recursos comunitarios para garantizar la inclusión plena de las personas usuarias.

El funcionamiento de los recursos alojativos, así como la puesta en marcha de la vivienda supervisada El Sauce,se lleva a cabo gracias al convenio de colaboración entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife, que delega su gestión en AFES Salud Mental a través del Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), y a la cesión de las instalaciones por parte del Instituto Canario de la Vivienda del Gobierno de Canarias.