Diciendo que «IDA Y VUELTA es el nombre de la marca comercial impulsada por AFES Salud Mental bajo la que se comercializan los productos elaborados en los centros ocupacionales de la Entidad por personas que conviven con algún problema de salud mental como parte de su proceso de recuperación» se describe la naturaleza del proyecto de forma breve y clara, pero se estaría obviando la esencia misma del proceso creativo.

Cuántas palabras se necesitarían para transmitir las vivencias transformadoras que marcan el día a día en los talleres: el placer del contacto con los materiales, reparar en la belleza del detalle, la sorpresa de descubrir que las horas han pasado “volando”, la paz que se respira con la concentración que  requiere la tarea, el valor del inevitable aprendizaje cotidiano, el calor de sentirse parte del grupo, el entusiasmo ante las locas y diversas ideas creativas que surgen repentinamente, la indescriptible emoción de sentirse capaz, la satisfacción de superarse o la recompensa que representa el orgullo de ver el producto terminado.

Estos aspectos intangibles son los que marcan la diferencia, generan historias, vínculos, esperanza y oportunidades. El verdadero valor de la marca reside en todo aquello que van atesorando en la mochila aquellas personas que hacen el viaje de ida y vuelta; no se trata sólo de bonitos productos que se elaboran respetando los principios de responsabilidad social y medioambiental, que también, sino todo lo que representan y cuanto hay detrás de los objetos.

Cada uno de los seis talleres ocupacionales que gestiona AFES Salud Mental está dedicado a un oficio artesano diferente: encuadernación, cerámica, corte y grabado láser, tejeduría, textil, y estampación, siendo sólo un medio, porque es muy importante lo que hacemos, pero muchísimo más cómo lo hacemos. ¿Te animas a descubrirlo? Mucho más en Instagram: @ida_y_vuelta_artesanal