Cobertura de necesidades básicas en salud mental, un «empuje para superar el bache»

Son numerosas las causas que pueden provocar que una persona se encuentre sin recursos y en situación de sinhogarismo. Según datos de la Confederación Salud Mental España, en el país hay actualmente 11.000 sin hogar, y entre el 20 y el 52% convive con el sufrimiento psíquico.

«Con esta chaqueta no voy a pasar frío»; «Por suerte, hoy puedo comer gracias a ustedes», aseguran dos participantes del proyecto «Cobertura de necesidades básicas en salud mental» que se encuentran en esta difícil situación. La iniciativa, puesta en marcha en el programa de Promoción de la Autonomía Personal de AFES Salud Mental, surge como respuesta a las carencias económicas y de apoyo sociofamiliar que experimentan en muchos casos las usuarias.

Disponer de un nivel de vida que asegure la salud, el bienestar, y en especial la alimentación, la higiene, la vestimenta, la vivienda, los cuidados médicos y los servicios sociales es, además de un derecho humano universal, el primer paso que debe abordarse para acompañar a las personas en sus procesos de recuperación e integración en el entorno comunitario. Y es en esta etapa esencial en la que actúa el proyecto, que ha atendido este año a 23 personas (12 mujeres y 11 hombres) de la zona metropolitana y norte de Tenerife.

Una de ellas es María, residente en el municipio de San Cristóbal de La Laguna, quien ha podido cubrir sus necesidades alimenticias tras dejar de recibir su pensión. «En estos momentos que me siento vulnerable, he recibido mucho apoyo y es un empuje para superar este bache», asegura. Otras participantes han recibido prendas de ropa y calzado, que les han permitido sentir que ofrecen una imagen personal adecuada, con el consiguiente refuerzo de su autoestima y la facilitación del acceso a los recursos comunitarios. En muchos casos, las profesionales han acompañado a las usuarias en la compra de los productos básicos, como los de aseo e higiene personal.

De la iniciativa han podido beneficiarse también las unidades familiares, especialmente las que tienen menores a cargo con necesidades alimenticias que no podían ser cubiertas por los escasos ingresos que reciben las personas.

Numerosos estudios reflejan una realidad constante e histórica que aboca a quienes tienen menos posibilidades económicas a vivir en una situación de mayor vulnerabilidad, en la que el riesgo de tener un problema de salud mental es superior al de la población más acomodada. Para minimizar estos factores de riesgo, es necesario implementar medidas de carácter político, técnico y social, así como otras que favorezcan la cohesión humana y las relaciones interpersonales. Objetivos que persigue el proyecto de «Cobertura de necesidades básicas en salud mental», financiado por CaixaBank.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio