Las entidades de la economía social y solidaria se mojan por el trabajo digno en IDEARIA 2024

19 compañeras de AFES Salud Mental viajaron a Gran Canaria y se sumaron a la ola del cambio

La economía social y solidaria (ESS) vuelve a reunirse en torno a IDEARIA, encuentro bienal y espacio clave de generación de sinergias entre organizaciones, empresas del sector, colectivos, movimientos sociales y consumidoras. Siguiendo los seis principios de la Carta de la Economía Solidaria de REAS, y tras debatir en años anteriores sobre equidad, sostenibilidad e intercooperación, esta 16º edición estuvo centrada en el trabajo digno.

El punto de encuentro fue el recinto ferial de Infecar en Las Palmas de Gran Canaria, donde unas 200 personas se dieron cita del 6 al 8 de mayo para reflexionar, analizar y compartir prácticas que promuevan un modelo de empleo saludable y emancipador, basado en el equilibrio salarial, la inclusión de todas las diversidades y la protección del territorio. Un tema que ha cobrado mucho protagonismo a raíz de las manifestaciones multitudinarias que se produjeron en Canarias el pasado 20 de abril.

Red Anagos coordinó el evento bajo el lema «Nos mojamos por el trabajo digno», con el que invitó a las asistentes a sumergirse en la realidad del archipiélago y darse un chapuzón colectivo para empapar de economía social y solidaria las vidas, el trabajo y el entorno de la población. Como entidad que preside la misma, AFES Salud Mental colaboró en la organización y 19 compañeras viajaron a la isla para sumarse a la ola del cambio.

«La ESS representa algo más del 10% del producto interior bruto (PIB) y genera más de dos millones y medio de euros en este país, por lo que entendemos que es una fórmula adecuada en la que la sostenibilidad hacia las personas y el cuidado al medio ambiente realmente es posible. El empleo es una herramienta para salir de la pobreza», afirma Alicia Silva, presidenta de la red.

Destaca la participación en IDEARIA de Cathaysa Portocarrero, operaria de limpieza en AFES Salud Mental, quien dio a conocer su testimonio de inserción sociolaboral con todos los estigmas que supone tener un diagnóstico psiquiátrico. También Marie Faye, presidenta de Diomcoop; Martha Honorina, integrante de la Xarxa de Dones Cosidores; Kenia García, del colectivo en defensa de los derechos de las trabajadoras sexuales de Sevilla y Marcia Díaz, portavoz de las camareras de piso de Gran Canaria («las Kellys») contaron lo que es vivir en los márgenes de la sociedad por su condición de racializadas, migrantes y tener trabajos «penosos».

Todas las ponencias, y especialmente las de estas mujeres, invitaron al público a reflexionar sobre los múltiples aspectos que deben caracterizar al trabajo digno y así impulsar buenas prácticas que fortalezcan los principios de la Economía Social y Solidaria. Tal y como aseguró Kenia García, «ningún trabajo empodera, lo que empodera es saberse digna de reconocimiento y de derechos».

Scroll al inicio